27.8.06

.: " 'Waht' happens now? / Que pijo pasa?" :.

Atiende atiende....



Todos sabeis de nuestra pasión por los organillos casio y sucedáneos, de esos que empiezan de cuando te los dan en la comunión y cada vez quieres uno más gordo y con más teclas. Pos fijate en los 80 también gustaban los organos gordos... y gustaban de enseñarlos en el Caprabo de la época entre viejunas que hacían cola pa comprar kilomedio-lomo y cuartokilo-olivas-partías.
Me encanta el inglés que se gasta la tiparraca esa, el bigote del Tejero, las gafas del otro y como se chocan los carros. Mola y a callar. Es como "Terror en el hipermercado" del anuncio aquel de Apis pero en mien. No me gusta que al final salga lo de la "bola del cristal". Si mola el charcutero cortando el lomo con gorrico blanco al final, a la derecha. Tampoco gusta el viejo del principio buscando bolsas de plastico pa meter Jibias... ¡¡¡Y SI MOLA EL ROTULO DEL MSX DE LA CANCIÓN QUE ADEMAS ESTÁ MAL ESCRITO!!!

"Love me in the mooorning... in the mooorning..."

PD: Gracias a Anuska y a Groucho (y a los que se lo hayan pasao a ellas) por el chivatazo.

3 comentarios:

Higronauta dijo...

Me encanta ese acento celtiberinglish que despilfarran por todo el tema, digno heredero de las Baccara o de Victoria Abril. Lástima que no encuentre material alguno de estos elementos, porque prometen muy mucho...

Bruno Lomax dijo...

Sepan vuesas mercedes que acabo de patentar el baile de la jamba. Como sus pille moviendo el esqueleto con esos rítmicos movimientos asincopados que se marca la colega hasta el culo de roncolas, sus van a caer denuncias a cascoporro. ¡ES MÍO! ¿Se enteran? ¡MÍO!

Aparte, me encanta cuando el bigotes regatea con la lata de sardinas en escabeche... ¡pero no te das cuenta que la vas a tener que volver a pagar en caja, gambitero!

Enorme descubrimiento.

Suyo afectísimo, fans númbero uno de Vocoder a partir de ahorita misico.

Mr.Incógnito dijo...

Gracias a documentos visuales como este, nadie nunca podrá intentar convencernos de que los 80 jamás existieron ( nunca se sabe por dónde van a ir los tiros de la política. )

Clásico instantáneo.