20.2.06

.: Los límites :.

A ver, centrémonos. Lo primero es lo primero: estoy escribiendo esto a las 6 y pico de la mañana de un domingo, por lo que no descarto que algún improperio a destiempo se me escape cual esputo de boca de perro con rabia. Espero comportarme como las personas humanas que pueblan esta tierra “ferma”. Por otro lado reconocer que en el próximo post iba a escribir sobre “LA COCINA DEL INFIERNO” (Ernesto Neira preside esta semana) y del escueto “MIRA QUIEN CANTA!” (josdeputa! ¿Quién ha dicho de quitarlo?), pero vayamos por orden.


"No, no... súbete tu delante"

Esta noche me habían propuesto salir “de traka” (fig: de fiesta, salida ociosa por los páramos de nuestro vecindario) con gente de esa que hacía así como MIL MILLONES DE AÑOS que no veíamos. Yo, reticente en un principio, acepte porque en caso de emergencia podría apoyarme en una de esas personas que están para todo. A mi se me comentó en un principio que íbamos a ir dos coches: uno con las susodichas “viejas glorias” y otro con mi colega. Cuando pasaron a recogerme ví con estupor como se presentó en la puerta de mi morada uno de esos COCHACOS que jamás podré poseer (y creo que ni quiero). “Uhm… vale, no hay coche de escapatoria. En fin: cojamos rumbo a dios sabe donde. Que elija el chofer”. El chofer eligió Murcia capital.

¡¡TIRALE MILLAS!! ¿Para que poder ir a 100 por autovía pudiendo hacerlo al doble? Ahí que vamos: yo que me pongo todos los cinturones que puedo en el asiento de atrás (yo me siento donde los ministros, que lo he visto por la tele y eso da caché) y me agarro al manubrio ese que hay encima de la ventanilla que solo utilizo yo para colgar el brazo. Creo que perdí 5 kilos solo en el trayecto de ida….

Pasamos la noche en Murcia (todo hay que decirlo: me lo pase bien, bastante bien y me sirvió para pegarle una patada a un muro que no me dejaba hablar con el vecino. Y por lo visto el vecino sabía todo lo que iba a contarle) y luego tocó el viaje de regreso…. Ay, mare…..

Y mira que le dije al chofer: “Oye, si no es por na… pero si puedes levantar un poco el pie a la vuelta pues como que te lo agradecería enormemente. Porque siendo las horas que son como que tampoco hay prisa… ¿non?”. Pues non. Yo llegué a vislumbrar con MUCHO estupor como la aguja del coche marcaba los 220 kilómetros por hora mientras un CD de U2 echaba fuego en el audio del mismo. En ese momento se me pasaron dos imágenes por la mente (atención frikirls): una fue aquella escena de SUPERMAN, creo que de la segunda parte, cuando el susodicho, depués de ver como Lois Laine moría aplastada en su coche atascado en una zanja se ponía darle vueltas a la tierra en sentido opuesto al normal para echar marcha atrás el tiempo y salvarla de la muerte; la otra fue cuando jugué al “The Day Of The Tentacle” y los amigos de Bernard viajaban a través del tiempo a través del típico vórtice con vacas volando, ecuaciones de Einstein y relojes de pared haciendo estragos. Todo ello provocado por una INNECESARIA y ABSURDA necesidad de inyectar combustible a un motor que todos sabemos que da mucho de sí.



Vamos, que habeis estado a poquito de quedaros sin posts mios en este blog. Que si, que si. Que controlaba que te cagas. Pero que cuando no hace falta no hace falta. Y esta noche no hacía falta.

PD: por lo visto el “petit comité” no existe en mi entorno, lo cual, que en principio debería de joderme, me supone un gran alivio. Mercí.

7 comentarios:

Yaume dijo...

No se que decir pero tenia ganas de comentar

Cyber dijo...

Me gusta cuando callas porque pareces ausente... y porque estás callao, que coño... o_O

Bruno Lomax dijo...

Yo creo que correr tanto en el camino de vuelta se hace con la única intención de que si echas la pota por mezclar güisqui y pegamento, tu cuerpo vaya más rápido incluso que el propio vómito. De tal forma que vomitas y te lo tragas, todo en uno y todo ello sin que la vomitona llegue a salir de tu boca. Y después, si quieres, ¡puedes cortar un tomate como si fuera mantequilla! ¿No es asombroso Tom?

Si tienes suerte, hasta puedes sentirte Jimi Hendrix por un rato.

Qué me gustan los temas escatológicos. Ains.

Por cierto, yo en esos casos de velocidad extrema de quien me acuerdo es de Gordi, el de los Goonies, contando la historia aquella de «y entonces ella empezó a vomitar... y... y yo... pues también le vomité encima... y... y al verlo... todo el mundo empezó a vomitar y... buaaaa... fue horrible...».

Cyber dijo...

El comentario de Bruno Lomax queda admitido por haber utilizado un precedente "peliculero" de esos con solera. ¡¡Aprended el resto, mortales!!

Yaume dijo...

Bruno has visto Este chico es un diablo II? Creo que es en esa, que suben a una noria y se marea el crío y empieza a trallar y la gente lo ve y tralla y al final todo son chorrones de gomiteras. Eso es una referencia de chine, Cyber, sirve?

Cyber dijo...

Te ha faltao decir lo del concurso de comer tarta de arándanos... medio punto.

Mr.Incógnito dijo...

¿Y no le recordó usted la vivencia a esa cosa rara que llamaron 2001 odisea del espacio, cuando el astronauta le da un ciego y ve coloritos?---

por cierto, estupendo empleado de la semana, un currante, seguro.